Un cara a cara entre duras burlas e insultos

NUEVA YORK EUA. El circo ahora estuvo en Nueva York. Tercera y penúltima parada de la gira de Mayweather-McGregor

NUEVA YORK EUA. El circo ahora estuvo en Nueva York. Tercera y penúltima parada de la gira de Mayweather-McGregor

El boxeador estadounidense ganará una bolsa cercana a los 300 millones de dólares y el peleador irlandés obtendrá una de alrededor de 100 millones.

Tras esto, McGregor le mordió una oreja cuando el pugilista ensayaba una 'selfie' con su teléfono móvil, calentando los ánimos y haciendo necesario que intervinieran los equipos de seguridad.

Falta algo más de un mes para el tan esperado 26 de agosto cuando Floyd Mayweather y Conor McGregor se verán las caras dentro de un ring de boxeo.

Aunque nunca boxeó profesionalmente, el irlandés aceptó el reto de pelear con Mayweather.

El irlandés sorprendió al presentarse vestido con un tapado de piel, con una 'hydra' de varias cabezas dibujada en la espalda, por encima de su torso desnudo plagado de tatuajes. Es un libre mercado y el libre mercado debería de existir sin gente diciendo qué es bueno o no para el boxeo. Referente del uno de los deportes de combate más violentos del planeta, Connor se enfrenta a golpes con el que tenga enfrente.

"Está muy, muy motivado para pelear en Rusia en diciembre".

El valor de la entrada más asequible es de $2.425 y van en aumento hasta llegar a las más caras, al lado del cuadrilátero, que cuestan $98.500.

El boxeador estadounidense, campeón mundial múltiple, no se dejó opacar e hizo alarde de su fortuna, lanzando varios fajos de billetes al aire, recordando porqué le dicen 'Money' Mayweather. Por poco y la velada termina en tropel. "Dana White, me quito el sombrero". Soy un hombre de verdad, eso es lo que los hombres hacen.

La arena T-Mobile de Las Vegas se ha convertido en la mina de oro de los eventos deportivos, sus 20 mil asientos en el corazón del 'Strip' facilitan precios exorbitantes, que difícilmente se pueden manejar en otro recinto. Pelean sin pelear, a diferencia de la lucha libre, estos peleadores no divierten.