Brasil, en zona de caos Lula condenado, Temer denunciado y Rousseff destituida

Diputados brasileños rechazan informe contra presidente Temer

Diputados brasileños rechazan informe contra presidente Temer

El voto del pleno contra Temer es considerado a esta altura como improbable, ya que el gobernante dispone aún de amplios apoyos en el Parlamento. Aquella tarde, la entonces mandataria -que ya estaba suspendida- acusó ser víctima de un "golpe de Estado" maniobrado por su vicepresidente, Michel Temer, quien ocupó su lugar. Sostenido con alfileres y por una trama de complicidades e intereses personales y corporativos, el " status quo? se parece mas a un equilibrio inestable que puede desmoronarse como un castillo de naipes.

La negociación, detalló la fuente, gira principalmente en torno a dos de los ministerios ocupados hoy por representantes del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB): el de Ciudades y la Secretaría de Gobierno.

"Las instituciones brasileñas de investigación comenzaron a funcionar de una manera diferente y hay un choque claro entre las prácticas intrínsecas de la política, que se hacen de esa manera desde hace décadas, quizá desde siempre, y ese cambio".

Lula azuzó el clima político.

En Argentina se encuentran bajo proceso legal actos de la exmandataria Cristina Fernández, debido a supuestos manejos irregulares que la habrían beneficiado económicamente, por lo que ya debió rendir declaraciones ante los jueces correspondientes.

Rousseff fue destituida y sometida a un juicio político el año pasado por manipular el presupuesto fiscal, y Temer la reemplazó. Si el presidente es posteriormente destituido, el Congreso elegiría un reemplazo, para el que Maia es el favorito.

El gobierno y la oposición acordaron como fecha de votación el 2 de agosto, pero las limitaciones de ambos campos para hacer prevalecer su posición amenaza con postegar la definición hasta septiembre. Por eso, más por espanto que por amor, prefieren a Temer en el poder.

Esta es una lamentable e indignante realidad que no se distancia mucho de lo que ocurre actualmente en Brasil, en donde los últimos dos ex mandatarios y el actual jefe de Estado también se encuentran en la mira de la Justicia.

La crisis política que atenaza a Brasil se prolongará al menos hasta el 2 de agosto, cuando el pleno de la Cámara de Diputados se reunirá para decidir si el presidente Michel Temer responderá en un juicio penal por presunta corrupción y que puede desplazarlo del cargo. En la Comisión de Constitución y Justicia de la Cámara baja la votación para que la denuncia fuera acogida fue derrotada por 40 votos frente a 25. Otro punto a tomar en cuenta es la situación del expresidente Lula Da Silva. "La incertidumbre que se mantiene es si va a ser candidato o no. En mi escenario principal él no va a ser candidato", dijo el profesor Caldas.